martes, 25 de diciembre de 2012

El anuncio de Campofrío y las lenguas de España.


Como no podría ser de otra manera, el brillante anuncio publicitario de Campofrío para la Navidad de 2012 no ha dejado indiferente a nadie. A media España le ha encantado y la otra media lleva una semana poniéndolo a parir*, hecho que a este gigante de la alimentación le debe encantar teniendo en cuenta que la polémica es un magnífico reclamo publicitario. A mí sí me ha agradado pero sin duda lo que más me ha gustado del anuncio es que hayan incluido a la lengua valenciana entre los idiomas propios de los españoles. Todo un acierto.

Y digo acierto porque los publicistas contratados por Campofrío, al contrario que muchos españoles (incluidos valencianos), se han informado primero antes de ponerse a vender la marca. Lo del valenciano no es ningún error y está más que justificado. En España, además del castellano, son oficiales el gallego, el vasco, el catalán, el valenciano y el aranés. Éste último es una variedad dialectal del idioma occitano, por lo que es correctamente excluido en el anuncio al no ser un  idioma propio de los españoles, sino de nuestros vecinos franceses.




Algunos diréis que el valenciano también es una variedad dialectal del catalán y que por lo tanto no debería incluirse como lengua diferenciada de esta última. Pues bien, permitidme que no esté de acuerdo con esta afirmación. No creo necesario meterme ahora en conflictos lingüísticos que, aunque les pese a muchos, aún no están resueltos. Sin embargo, sí quiero comentaros una parte muy importante del Estatuto de Autonomía de la Comunidad Valenciana, aprobado por mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados (¡en tiempos de Zapatero!) y por tanto reconocido por el Estado y firmado por el Rey de España. En su artículo sexto reconoce al idioma valenciano como la LENGUA PROPIA de la Comunidad Valenciana. Por lo tanto, todas las instituciones dependientes del Estado deberían aceptar esta norma básica de nuestra Constitución e incluir en sus páginas web la posibilidad de acceder a su contenido en lengua valenciana. Pero esto, aunque sorprendente, no es así. No todas lo hacen, como bien publica la Vanguardia (aunque por otro motivo). La Agencia Tributaria es una de las instituciones que sí incluye el valenciano, como bien explica en su política lingüística.

Volviendo al anuncio de Campofrío, la lengua asturleonesa sí es incluida en la lista. Si no me equivoco, en nuestro territorio no tiene carácter oficial pero sí en el municipio portugués de Miranda do Douro, por lo que Chus Lampreave hace muy bien en recordar el bable a Fofito y a todos nosotros para que no se nos olvide.

Lo que sí he echado en falta  es otra lengua propia de nuestra querida España y que es comúnmente olvidada por la mayoría de nuestros conciudadanos: la lengua aragonesa, aún viva en el alto Aragón. Y es que como decía el cartagenero Arturo Pérez reverte hace unos años, Aragón existe. Por cierto, este novelista y reportero, miembro de la Real Academia Española, no reconoce la lengua propia de los valencianos. Ni siquiera en tiempos de la Corona de Aragón que tanto defiende, cuando la lengua valenciana conoció su máxima expansión. Ay Arturito...


* Lo de la mitad del país no es sino una tremenda exageración alejada de la realidad. De hecho, el rotundo éxito del anuncio queda corroborado por un magnífico 92% de "me gusta" frente al irrisorio 8% de votaciones negativas en los canales de Campofrío y de Mrjggdd en youtube.

1 comentario:

  1. Y el silbo gomero: http://www.youtube.com/watch?v=MCID1pe6zhg

    ResponderEliminar